top of page

Retiro Otoñal Regenerando Chile

Para un equipo disperso por Chile como nosotros, reunirnos presencial es un tesoro.


Hace más de 10 años Rod Calcagni soñó con tener un espacio en donde se manifestarían y articularían sueños regenerativos. Este 11 y 12 de mayo, el equipo de Regenerativa e invitadxs experimentamos una manifestación de su sueño.

La cita fue en la zona rural de Molco, Región de la Araucanía. La escena: Una casa de madera con ventanales que parecían marco de paisajes paradisíacos que te transportan a lo más profundo de tus recuerdos, se respiraba un aire fresco y un aroma a tierra y hojas del bosque que nos rodeaba. Allí nos juntamos a compartir y hablar específicamente sobre nuestro proyecto Regenerando Chile.

La atmósfera de la zona estuvo marcada por la presencia de los misteriosos y poderosos fungi, que aparecían por donde te llevara la mirada, seres que muchas personas venían a homenajear presenciando el Festival Reino Fungi que ocurría en la misma fecha en la ciudad cercana de Pucón.





Y a la vez, por un contexto más macro, estamos inmersos en una crisis sistémica y simultánea donde todo ocurre al mismo tiempo, a todo nivel, y nos obliga a replantearnos y repensar nuestro paso por este mundo.


Rod y nuestra directora ejecutiva, Javiera Pérez, nos tenían preparados dos días en que a cada detalle se le había dado atención y al mismo tiempo se le daría espacio a todo lo que fuera saliendo en el momento. Un encuentro en que danzaba lo planificado y lo que fuera emergiendo.


“El milagro en movimiento, somos” Dijo Rod.


Estos días fueron marcados por dinámicas y preguntas que impulsaban la conexión y la reflexión de lo más profundo de lo que somos y es Regenerativa; caminatas por el bosque fértil, húmedo y abundante;


sentarnos en círculo en el suelo,

rodeando un altar,

rodeando el fuego,

entre árboles, en la mesa;

y gozar juntos el sabor de las distintas comidas que preparábamos o nos había hecho con amor la Sra. Vale.


Nos juntamos en esta tierra fértil que fue el retiro para plantar semillas de regeneración y regar y cuidar las que queremos seguir cultivando. Seguimos creando este suelo de fertilidad juntándonos, recordándonos y entendiendo lo que es vivir la cultura del paraíso. Contamos con la valiosa presencia de amigxs de Regenerativa; imprescindible para poder expandir nuestra perspectiva porque cuando estamos muy inmersos en algo dejamos de ver cosas que para ojos externos es evidente.

 

Con cariño, les dejamos el texto que guió la instancia:


INTERSER Y LA NUBE

Si eres poeta, verás claramente que flota una nube en esta hoja de papel. Sin nube, no habrá lluvia; sin lluvia, los árboles no crecen; y sin árboles, no podremos hacer papel.


Para la existencia del papel es esencial la nube. Si no está la nube, tampoco puede estar el papel. Así, podemos decir que la nube y el papel inter-son. La palabra “interser” aún no esta en el diccionario, pero si combinamos el prefijo inter con el verbo ser, tenemos un nuevo verbo, interser. Sin una nube, no podemos tener papel, de modo que es posible decir que la nube y la hoja de papel inter-son.


Si miramos más profundamente esta hoja de papel, veremos en ella la luz del sol. Sin la luz del sol, el bosque no puede crecer. De hecho, nada puede crecer. Aún nosotros no podemos crecer sin la luz del sol. Así pues, sabemos que el sol también está en esta hoja de papel. El papel y el sol inter-son.


Y si seguimos mirando, podemos ver al leñador que cortó el árbol y lo trajo al molino para transformarlo en papel. Y podemos ver el trigo. Sabemos que el leñador no puede vivir sin el pan cotidiano, así que el trigo que se convirtió en su pan también está en esta hoja de papel. Y el padre y la madre del leñador también están. Cuando lo vemos así, vemos que sin todas estas cosas, esta hoja de papel no puede existir.


Mirando aún con mayor profundidad, vemos que nosotros también estamos en ella. Esto no es difícil de ver, porque cuando miramos una hoja de papel, forma parte de nuestra percepción.

Tu mente está aquí y la mía también. Así que podemos decir que todo está aquí en esta hoja de papel – el tiempo, el espacio, la tierra, la lluvia, los minerales de la tierra, el sol, la nube, el río, el calor. Todo coexiste con esta hoja de papel.


Es por ello que creo que la palabra interser debería estar en el diccionario. “Ser” es interser. No puedes ser por ti mismo; tienes que interser con todas las demás cosas. Esta hoja de papel es, porque todo lo demás es.


Supongamos que tratamos de regresar uno de los elementos a su origen. Supongamos que regresamos la luz al sol. ¿Crees que esta hoja de papel sería posible? No, sin la luz de sol nada puede ser. Y si regresamos al leñador a su madre, tampoco tenemos papel. El hecho es que esta hoja está hecha sólo de elementos que no son papel. Y si regresamos estos elementos a sus orígenes, no puede haber papel del todo.


Sin los elementos que no son papel, como la mente, el leñador, la luz del sol, no habrá papel. Así de delgada como es, esta hoja de papel contiene todo el universo.


- Thich Naht Hahn



85 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo
bottom of page