• Colo

Carta a lxs escépticxs de la Regeneración

Actualizado: 10 ago

Hace casi dos años me encontré con el concepto “Regeneración” a través de un post en instagram en el que Regenerativa buscaba un practicante para llevar sus redes sociales. Nunca había escuchado el término siquiera, pero mientras más leía, más sentía que era algo intrínsico en mí y en toda la comunidad de la tierra. Casi como una verdad, a pesar de que no creo que haya verdades absolutas. Lo que intento decir es que todo lo que escuchaba y leía era como si lo hubiera sabido de toda la vida pero por fin alguien lo estaba poniendo en palabras, habían personas que llevaban años creando una narración colectiva.


Hoy, llevo casi dos años creando contenidos para Regenerativa, como tal mi trabajo es buscar y absorber temas y transformarlos en información accesible para todxs nuestrxs seguidores. Empecé a ver este trabajo como una forma en la que yo iba poniendo las piezas del puzzle juntas en mi cabeza mientras iba transfiriendo el conocimiento que a mi tanto me enriquecía. Para mí, encontrarme con el término fue “breakthrough knowledge” (conocimiento revolucionario) o información que puede cambiar tu vida si te la encuentras. Por eso, este trabajo fue un regalo que se transformó en una escuela de vida.


Paulatinamente, fui incorporando los conceptos de los que hablaban mis compañerxs regenerativxs y con los que me topaba en mi subconsciente. Muchas de mis conversaciones del día a día, en las que hablaba de sustentabilidad, empezaron a tornarse a la regeneración. Con quienes trabajamos para este cambio, las conversaciones son fluidas y hacen sentido, no hay tanto raspe; el desafío siempre es poder hablar del tema con gente que no cree en lo absoluto en el potencial regenerativo.


Una forma en que entiendo la regeneración es que la Tierra siempre se está regenerando. Como humanidad hemos causado una degradación tan grande que estos procesos se están viviendo más lento, y si seguimos así más especies se extinguirán. La Tierra eventualmente se recuperará pero tal vez no a tiempo para muchas especies. Con la regeneración intentamos impulsar los procesos innatos de la tierra, ya sea regenerando la tierra o la consciencia.


Cuando planteo temas de regeneración fuera del círculo de gente que se dedica de alguna forma a ella, muchas veces me topo con una recepción escéptica. La pregunta con la que más me he encontrado es, ¿Se puede llevar a cabo la regeneración de una forma masiva y a tiempo? ¿Es realmente capaz de alimentar al mundo entero y llevar a la soberanía alimentaria?


Para responder a esta pregunta, le pregunté a dos referentes en Agricultura y Ganadería Regenerativa, respectivamente, su opinión, Alejandro Florenzano de Regenerativa y ONG Costa Sur e Isidora Molina de Efecto Manada.


Según Alejandro, “Sí, es aplicable a un territorio grande, en el caso de la ganadería es más fácil que en la agricultura probablemente, ya que los animales manejados de forma planificada ayudan mucho a devolverle la vida al suelo de forma más acelerada.”


Isidora no tiene ninguna duda de que la regeneración es capaz de hacerlo, ya que por definición “le devuelve la salud al suelo para poder producir. No veo otra opción que regenerar para poder alimentar a tanta gente.” Dedicada al manejo holístico, ha visto casos de éxito con la ganadería regenerativa “a pequeña escala en ¼ de hectáreas, en 13 mil hectáreas, 30 mil y en tantos campos, que juntos son millones de hectáreas.”


Alejandro destaca que “es importante entender que no es recomendable hacer cambios drásticos en grandes superficies, que los cambios deben ser graduales.” Si no lo son, ocurre, por ejemplo, lo que pasó en Sri Lanka recientemente, cuando el presidente decidió prohibir, prácticamente de un día para el otro , las importaciones de fertilizantes y pesticidas sintéticos, obligando a millones de agricultores a volverse orgánicos. Esto en un contexto histórico de crisis económica, política y social. Así, llevando la crisis ya existente a una profundidad desastrosa en que Sri Lanka hasta ha tenido que empezar a importar arroz porque sus agricultores ya no logran producir a los niveles que lo hacían anteriormente.


Alejandro continúa, “si llevo 20 años trabajando con fertilizantes sintéticos, no puedo llegar y cortarlos de un día para el otro, debo planificar un proceso de transición que puede tomar varios años, donde voy reduciendo los insumos externos y reemplazándolos por procesos agroecológicos, tales como abono verdes, incorporación de ganado, rotaciones de cultivos que incluyan mayor diversidad, compostaje, etc.”


Entonces, si es realmente tan efectiva, ¿Por qué no se ha adoptado de forma más masiva? En la Universidad Católica y Adolfo Ibañez, Antonio Alamos, Rafael Larrain y Pablo Egaña del Sol hicieron un estudio en el que encontraron que las principales barreras son:

  1. Falta de educación sobre agricultura y ganadería regenerativa

  2. Necesidad de cambiar el paradigma cultural de lo que está bien o mal cuando uno administra una granja

  3. Falta de datos cuantitativos a nivel local de los efectos de la regeneración en la producción, ganancias, etc.


La regeneración no sucede de un día para el otro. Es un proceso. Al igual que el modelo agroindustrial dependiente de cantidades cada vez mayores de insumos externos en el que estamos profundamente inmersos hoy, necesita tiempo para ser instaurada en el colectivo y convertirse en la nueva historia de la humanidad. Para lograrlo, debemos aceptar que estamos en una transición e ir viendo caso por caso como poder ir incorporando sistemas que nos hagan más sentido.



 

Escrito por: Colomba Dumay


Colomba es parte de Regenerativa desde 2020, creando contenidos de los temas que más le inspiran. Adora viajar, moverse y conocer mientras se pregunta sobre la existencia y aprende sobre el arte de observar y ser.

81 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo