Mi primer doble BioBlitz

La curiosidad me ha llevado a explorar los territorios y las sensaciones que provoca transitar y relacionarse con los habitantes humanes y otros que humanes de la cuenca y espacio que habito. Actualmente conformo parte de la Fundación Regenerativa y a través de ella me permito impulsar actividades y alianzas que respondan a esta curiosidad de exploración. Es así como en el mes de septiembre impulsé el que participáramos del evento ciudadano mundial “The Home River Bioblitz”, invitando a otras organizaciones de la cuenca, con las cuales hemos tenido interacción y que están hace más tiempo trabajando en la zona como lo son Fundación Legado Chile (Llanquihue) y Fundación M.A.P.A. (Frutillar), quienes a su vez, invitaron a actores locales: Centro Juvenil Newenko de Llanquihue y la Junta de Vecinos de Frutillar Alto. Es así como organizamos 2 eventos: uno en la comuna de Llanquihue (orilla Lago Llanquihue) y otro en Frutillar (Humedal urbano en Frutillar Alto).

“The Home River Bioblitz” es una instancia anual donde comunidades locales se organizan para conectar a las personas con sus entornos fluviales y cuerpos de agua y generar instantes de conexión con las otras especies que habitan esos lugares, generando registro de la flora, fauna y funga a través de la aplicación iNaturalist, es organizado a nivel mundial por River Collective y apoyado por National Geographic. Es una instancia perfecta para interactuar con quienes habitan los territorios.

Con la idea en mente y planteada a las otras organizaciones nos pusimos manos a la obra, cada evento tuvo objetivos distintos, pero en ambos casos es la primera vez que se genera esta instancia de ciencia ciudadana en estas comunas.

En el caso del evento de Llanquihue nuestros objetivos fueron involucrar a jóvenes y ninxs de Llanquihue en estos espacios, compartir conocimiento colectivo de los vecinxs sobre el borde costero del lago, aprender de la importancia de los humedales y estrechar el vínculo de lxs vecinxs con el lago.

¿Cómo hacerlo? generando distintos momentos en la actividad- conectados por la energía de los freestylers (estilo musical basado en la improvisación sobre una base o sin esta) fue la respuesta de Carolina del Centro Juvenil Newenko, ya que es un arte popular entre los jóvenes de Llanquihue,- generar un momento para invitar a quienes estaban ese día sábado por la playa, un momento de conversa con lxs vecinxs del lago y aprovechar de recolectar los residuos que se van acumulando a la orilla del lago, otro momento de reflexión sobre las especies de animales vistas y residuos recolectados, para finalmente abrir el espacio a los versos que saldrían de los freestylers inspirados en esta actividad. Todos los ingredientes ya estaban para generar un bello momento al cual acordamos llamar “Multiversos del Agua”.

El sábado 24 de septiembre fue la fecha que se marcó en el calendario; lugar: frente a la escultura de los cisnes en la costanera de Llanquihue. Bajo un bello día soleado y con nubes errantes, generamos una instancia abierta que constó de 3 momentos:

a) Un momento en el cual se invitó a quienes estaban paseando, se explicó la instancia y se compartió con los asistentes un momento de reflexión en torno al espacio del humedal lacustre y su cuenca que desagua en el río Maullín. El momento de reflexión se inició con un momento de contemplación al lago, invitando a expresar la relación que cada uno tenía con ese cuerpo de agua y cómo lo habitaban. Uno de los asistentes nos contó que este es el lugar preferido para disfrutar los fines de semana que puede estar con su hija después de haberse separado de la madre de ella. Otra señora comentó que venía desde pequeña y recordaba el vapor que era muy esperado ya que traía las novedades de los otros poblados que están a la orilla del lago. Otros venían a disfrutar del espacio libre para juntarse con amigos y generar versos que después nos cantarían.

b) Otro momento fue la limpieza de un sector de la playa, donde se generaron conversaciones en torno a las especies que habitan el lago, lxs niñxs parecían ser lxs más curiosxs por observar y ver bajo las piedras de la orilla, también fueron los más animados al momento de recolectar los residuos, generándose espontáneamente entre ellos el reto de recolectar la mayor cantidad de colillas botadas. Por otro lado, las personas antiguas compartieron relatos de cómo era y se habitaba ese sector del lago hace 50 años atrás, indicando que el agua llegaba más arriba y que eso había cambiado con el terremoto de 1960.

c) A lo largo de la jornada estuvo sonando música que fue preparando el ambiente para el cierre. Ya casi al cierre en los controles se empoderó Pablo Vargas, un joven freestyler que nos acompañó toda la jornada y tuvo mucha curiosidad por aprender de la dinámica del lago y de la biodiversidad que alberga, es así como se lanzó a entregarnos versos sobre la actividad, la importancia de abrir los espacios a jóvenes y poder compartir los espacios naturales de encuentro, es así como con esta inspiración, Pablo invitó a otros freestylers que estaban ahí para que entregaran sus versos en este espacio frente al lago.

Antes de cerrar el espacio, los jóvenes se animaron a proponer nuevas instancias en las que se pudiera generar encuentro en torno a la naturaleza y pudieron expresar su arte callejera, esta iniciativa la tomó el centro juvenil Newenko, quien actualmente está organizando una nueva jornada en torno a la naturaleza.

Por otra parte, el evento de Frutillar tomó unos objetivos distintos al de Llanquihue ya que se decidió explorar un humedal urbano en particular que es parte de todo un sistema de flujo de agua mucho más grande en la zona de Frutillar Alto y está inserto en una población periurbana. Los objetivos fueron definidos junto a la Junta de vecinos Villa Altos de Frutillar, Fundación M.A.P.A., Fundación Regenerativa y Municipalidad de Frutillar, quedando expresada las siguientes intensiones: exponer a la población y junta de vecinos qué es lo que define un humedal, explicar la importancia de éste a nivel ecosistémico, mostrar el contexto en el cual insertaron la población (2019) y generar un espacio de conexión con el humedal que está frente a sus casas.

Este evento se realizó el domingo 25 de septiembre acordado con la presidenta de la junta de vecinos, Maritza; lugar: sede junta de vecinos villa Altos de frutillar. Nos tocó un bello día para compartir con varixs vecinxs, adultxs y niñxs, la jornada se desarrolló en 3 momentos:

Momento 1: ubicados dentro de la sede de la Junta de vecinos en sala, lugar donde dí la bienvenida y expliqué el contexto del evento, generando una instancia para que todos nos presentaramos, Alejandra, de Fundación M.A.P.A., nos contó sobre lo que son los humedales, su estructura y la importancia de los humedales urbanos, las especies que lo co-habitan y comparten espacios, todo esto acompañado de un exquisito picoteo, té y mate que prepararon lxs vecinxs.

Momento 2: con guías de reconocimiento en mano, largavistas, cámaras fotográficas, sacos para recolectar basura y guantes, estábamos listos para salir a explorar el humedal que está frente a la sede vecinal, se realizó una limpieza de residuos que de una u otra forma se van acumulando a la orilla y dentro del humedal, a medida que fuimos avanzando, las especies y curiosidad de las personas se cruzaron, en especial las de los niñxs que dieron rienda suelta al instinto nato de indagar, para lo cual los acompañamos quienes teníamos conocimiento de especies e interacciones, enseñándoles a utilizar las guías de campo de aves, flora y reptiles, entre otras. Dentro de las especies que reconocimos se encontraba el pato jergón chico (Anas flavirostris), una Gaviota Cahuil (Chroicocephalus maculipennis), una golondrina chilena (Tachycineta leucopyga), un trile (Agelasticus thilius), un treile (Vanellus chilensis chilensis) y la loica (Leistes loyca), todas estas aves se encontraban entre calafate (Berberis microphylla), chaura (Gaultheria mucronata), algunos juncos (Juncus procerus), notro (Embothrium coccineum) y helechos costilla de vaca (Blechnum chilense) que componen la vegetación del humedal. Casi cuando estábamos terminando la limpieza y la observación llegó un runrun (Hymenops perspicillatus) y algunos jilgueros, recordándonos que el inicio de la primavera ya está presente en estas latitudes. Amontonando las bolsas de lo recogido, un vecino indicó un montón de escombro con la intención de que lo ayudemos a retirarlo, partimos en esta tarea y al apartar el primero escombro PLAFF ¡qué sorpresa nos llevamos al ver a unos 5 sapitos 4 ojos (Pleurodema thaul) que habían encontrado refugio bajo esos escombros a la orilla del humedal! Por lo cual decidimos dejar los escombros como estaban y aprovechamos de contarles sobre estos anfibios que se alimentan principalmente de insectos. Su presencia nos indica que este humedal es su zona de reproducción y que a pesar de la basura alrededor se mantiene en buenas condiciones de calidad de agua, ya que de otro modo, los sapitos estarían enfermos o se habrían ido ya que cualquier perturbación o alteración de la calidad de agua les afectaría por su delicada piel.

Momento 3. Para finalizar la instancia nos juntamos en círculo y nos vimos las caras de felicidad y preocupación por el estado vulnerable en el cual se encuentra el humedal y para empoderarse de esa conexión generada se propuso poner nombre al humedal, surgieron ideas en torno al momento acordando nombrarlo “Humedal Menoko Newen – Renacer”

Esta doble primera experiencia, ha sido una bella forma de poder acercarme al territorio que empiezo a habitar. Compartir la experiencia de quienes lo transitan y cohabitan a diario los espacios a través de este tipo de eventos y actividades, se transforma en la excusa perfecta para replantear la forma en la que lxs humanxs estamos compartiendo con otrxs que no humanxs e interactuamos con los elementos del paisaje en el cual estamos insertos realizando nuestras ajetreadas vidas. Quiero terminar este texto invitando a cada unx a explorar, indagar y aprender de nuestro entorno, de nuestra casa, de los trayectos por los que nos movemos o alrededor de mi lugar de trabajo, en fin, redescubrir nuestro hogar y el alcance que éste tiene, esta invitación es a movernos en modo receptivo donde nuestrxs sentidos sean capaces de sorprenderse y descubrir cositas nuevas del territorio mientras lo transitamos.


 

Escrito por: Marco Águila


Marco es parte de Regenerativa desde el 2018 y uno de los fundadores de Fundación Regenerativa. Es Ingeniero en Recursos Naturales, es un regenerador innato, amante de la coordillera y cuidador de Isla Mocha




20 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo